Algunas configuraciones posibles de las instalaciones de autoconsumo que pueden acogerse al mecanismo de compensación serían:

Instalación de autoconsumo colectivo SIN excedentes. Si, en esta configuracón, se elimina el sistema antivertido, la instalación pasaría a ser CON excedentes y también podría acogerse al mecanismo de compensación.

Instalación de autoconsumo individual CON excedentes

En estas configuraciones hay que destacar:

En los esquemas se representa una instalación de generación fotovoltaica, pero puede utilizarse cualquier otra fuente de generación, si bien para poder acogerse al mecanismo de compensación, debe ser renovable.

En el autoconsumo colectivo existen varios consumidores asociados a la instalación en Autoconsumo. No es necesario que todos los consumidores asociados estén en el mismo edificio, es posible realizar autoconsumo colectivo a través de la red pública de distribución. En el autoconsumo individual solo existe un consumidor, pudiendo igualmente realizar autoconsumo a través de la red pública, y no solo a través de la red interior. En el autoconsumo individual solo existe un consumidor, pudiendo igualmente realizar
autoconsumo a través de la red pública, y no solo a través de la red interior.

En las configuraciones CON excedentes (donde no haya dispositivo antivertido) existirán dos sujetos: productor y consumidores, que podrán ser personas físicas o jurídicas diferentes. En todos los casos, el propietario de la instalación, también podrá ser una persona física o jurídica diferente.

En los autoconsumos colectivos será necesario que la instalación de autoconsumo disponga de un contador de generación neta.

El mecanismo de compensación se aplica de la misma forma a los autoconsumos individuales y a los colectivos; la diferencia únicamente está en que los consumidores individuales pueden utilizar el 100% de la energía generada por la instalación y los consumidores colectivos se reparten esa energía en función de los criterios de reparto que hayan decidido.

El mecanismo de compensación permite que cada consumidor asociado ceda a la red la energía de la instalación de autoconsumo que no utilice, recuperando como un ahorro en su factura el valor de estos excedentes, y en aquellos momentos que necesite más energía de la que puede obtener del autoconsumo la compra de la red. Así, al final del periodo de facturación (un mes), se toma la lectura de los contadores de consumo y de
generación de la instalación asociada, y se obtiene la energía a facturar por el consumo neto y la energía a compensar por los excedentes, que se valoran al precio acordado para cada hora. En la factura se resta el importe de los excedentes del importe a pagar por consumo de energía.

Si el consumidor tiene un contrato de suministro con una comercializadora de referencia (CoR) a PVPC, la compra de energía se valora al PVPC y los excedentes a precio de mercado –desvíos.

Si el consumidor tiene un contrato de suministro con una comercializadora libre, la compra de energía se valora al precio del contrato y los excedentes al precio que se acuerde con la comercializadora.